La Ruta del Incienso. Sinopsis y book trailer

ruta«La ruta del incienso» es una novela que desprende aromas, intriga y acción. Los protagonistas se ven obligados a arriesgar su vida en busca de la mirra que ha de condicionar el éxito o el fracaso de la campaña en Egipto de Alejandro Magno, el hombre más poderoso de su tiempo.

En el 332 a. C., Alejandro Magno viaja a la tierra de los faraones para liberar a su pueblo de la dominación persa. Sin embargo, allí el incienso, mercancía esencial para rituales, medicamentos, perfumes y muchos otros usos, escasea. Obtenido de la resina de determinados árboles, procedía de los actuales Yemen y Omán, así como de Somalia y Etiopía. Entre estos puntos se establecía una red comercial conocida como «la ruta del incienso».

En este contexto histórico, una mujer que lo ha perdido todo y un hombre que busca su destino se enfrentan a alianzas y traiciones, dependencias y luchas entre los pueblos más importantes de la Antigüedad, que convergen en Egipto.

Con una ambientación soberbia y una trama propia de una novela de espionaje, «La ruta del incienso» se convierte en una novela histórica fascinante.

 

La Ruta del Incienso en versión impresa y en e-book aquí

Anuncios
Publicado en Novelas | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

El barroco italiano en La Compositora

El barroco fue una época de eclosión musical que se inició con el nacimiento de la ópera (1600) y que finalizó con la muerte de Johan Sebastian Bach (1750). Y es la época en la que transcurre La Compositora.

Clavicordio

Clavicordio

 

Clavecín o clavicémbalo

Clavecín o clavicémbalo

Gabriela de Oristrell, protagonista de la novela, inicia su formación musical con el clavicordio, un instrumento de sonido débil,  para encontrarse de pronto con la posibilidad de tocar el clavecín, junto a un nuevo maestro. El instrumento le ofrece muchas más posibilidades musicales, y el maestro le abre un nuevo universo presentándole obras de autores italianos como Corelli o Scarlatti.

Arcangelo Corelli (Fusignano, 1635 – Roma, 1713) fue un violinista y compositor muy famoso (llegó a hacer “giras” por Europa en las que interpretaba su propia obra) y sus composiciones, después de las de Haydn, fueron las más publicadas en su época. Especialmente, Corelli contribuyó a la difusión por Europa del concerto grosso. Esta pieza instrumental nace gracias al hecho de que a finales del siglo XVII se consolida el concepto de orquesta, incialmente como un grupo de instrumentos de cuerda que interpretan al unísono una misma línea melódica, y al que, con el tiempo, se fueron añadiendo otros instrumentos. Así como el concertino implicaba a un pequeño grupo de solistas, el concerto grosso de Corelli se basaba en sonatas tocadas por ese pequeño grupo que luego eran repetidas por tutti la orquesta. Posteriormente fue ganando sofisticación y dificultad técnica hasta dar pie al concierto en tres movimientos que hoy día persiste como forma musical.

Arcangelo Corelli

Arcangelo Corelli

Sin embargo, no es tanto el concerto grosso de Corelli lo que llega a Gabriela como las sonatas. Estas nacen en el barroco como piezas instrumentales en contraposición a las cantatas, y normalmente estaban pensadas para pocos instrumentos (violín, viola da gamba, flauta…) y el clavicordio ejecutando una figura musical típica de la época: el bajo continuo, en el que el compositor marcaba la nota baja del acorde, que luego era completado por el intérprete. De ahí la importancia de la improvisación en la música barroca. He aquí una muestra de las variaciones de La Folia para violín y clavicordio de Corelli para que os hagáis una idea del mundo sonoro en el que se halla y se forma Gabriela:

Sin embargo, en la novela, Gabriela también entra en contacto con obras de Scarlatti, y aquí me he permitido una pequeña licencia literaria:

Domenico Scarlatti

Domenico Scarlatti

Domenico Scarlatti (Nápoles, 1685 – Madrid, 1757),  fu un reputado clavecinista y compositor barroco, pero a diferencia de Corelli, publicó una pequeña fracción de su obra en vida. Además, las 555 sonatas bipartitas por las que hoy es especialmente reconocido fueron compuestas en Madrid, donde se instaló en 1733 (tiempo posterior a La Compositora). Sin embargo, tanto el estilo vivo, variado y fresco de Scarlatti como, sobre todo, el hecho de que en sus sonatas exploró todos los recursos posibles que le daba el clavecín, convirtieron en irresistible hacer que Gabriela tuviera contacto con la música de Scarlatti. Depués de todo, en la época de la novela, Scaraltti se hallaba en Roma y de él se llegó a decir que era superior a Händel tocando el clavecín. Si escucháis la siguiente sonata, entenderéis por qué Gabriela quería aprender de él:

En la novela, Gabriela consigue tocar así. Es, por lo tanto, una gran intérprete musical. Pero en algún momento, su pasión y su talento la llevan a cruzar la línea y se convierte en La Compositora.

Publicado en La historia alrededor de las novelas | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Book-trailer de “La Compositora”

Ayer era el día de lanzamiento de mi nueva novela, La Compositora, publicada por Umbriel. Y hoy se hace público el book-trailer, con músicas de dos compositores de la época que salen nombrados en la novela, Scarlatti y Corelli; pinturas barrocas (sobre todo de Vermeer), donde aparecen los instrumentos que toca Gabriela, la protagonista; e imágenes de Jacques Rigaud sobre el sitio a Barcelona de 1714. Todo ello además del resumen del contenido de la novela, claro. Aquí os lo dejo:

 

Publicado en Novelas | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

¿Por qué La Compositora? La creatividad de la mujer

Madame Henriette tocando la viola da gamba, de Jean-Marc Nattier, 1754 (algo posterior a La Compositora).

Madame Henriette tocando la viola da gamba, de Jean-Marc Nattier, 1754 (algo posterior a La Compositora).

Desde adolescente me apasiona leer novela histórica porque me permite viajar al pasado. Y  no sólo por la información que me da la recreación de una época, sino también por la empatía hacia personajes aparentemente tan lejanos. Escribir me permite diseñar ese viaje, siempre abierto a imprevistos, con el aliciente de que, ante el objetivo de entretener al lector y el reto de ser fiel a un periodo de la historia, aprendo algo cada vez que intento resolver el reto de estructurar una narración y encajar unos personajes que quieren alzar su propia voz. Tras dos novelas publicadas, aquellos que me han leído y con quienes he tenido la oportunidad de hablar me preguntan a menudo qué me impulsa a expresar mi creatividad. De eso tiene algo Gabriela, La compositora. Pero ella no cuenta con las mismas ventajas que yo para liberarse creativamente.

A principios del siglo XVIII, en una sociedad católica, regida por un concepto de familia extendida cuyos miembros están sometidos al patriarca, una mujer seguro que podía tener inquietudes creativas. Pero, ¿en qué medida podía llevarlas a cabo cuando sobrepasan el límite de lo aceptado? La compositora es el viaje de liberación de una mujer que había conseguido canalizar sus inquietudes sin perturbar el orden establecido de su época, y sin exponerse a sí misma. Sin embargo, ¿cómo romper el miedo interior y el miedo a la sociedad? Ante situaciones límites, donde lo que de verdad está en juego es la vida humana, el miedo queda supeditado al instinto de todo ser vivo: la supervivencia. Por ello el viaje histórico de La compositora nos lleva de un floreciente barroco en México de la mano del maestro Manuel de Sumaya, de esa sociedad rígida y racial, a una Barcelona que ha sido un importante centro musical de la época gracias a la corte de Carlos de Austria, y que tras su marcha es el escenario de un asedio implacable que culmina en derrota, tal día como hoy, pero hace 300 años: el 11 de septiembre de 1714.

Sito a Barcelona. 11 de septiembre de 1714  (Jacques Rigaud)

Sito a Barcelona. 11 de septiembre de 1714 (Jacques Rigaud)

Publicado en Sobre escritura y creatividad | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

La compositora. Sinopsis

La Compositora. Ese es el título de mi nueva novela, que llegará a las librerías el próximo 20 de octubre de 2014. ¿De qué va? Aquí os dejo el argumento:

La-Compositora-PORTADA1711. La guerra de Sucesión sacude España. Y al otro lado del Atlántico, Gabriela de Oristrell, arrancada de su hacienda natal e inmersa en la rigidez de la alta sociedad de México, vive entre sus propias murallas interiores, oculta y libre en su encierro, con la música como baluarte y Álvaro, su hermano mellizo, como único apoyo. Pero la llegada de un nuevo virrey alterará su vida de una manera que nunca había podido imaginar.

Su talento y su inquietud musical impresionarán a los maestros más destacados de su época, y no podrá evitar que sus secretos, antes tan bien guardados, queden al descubierto. Cuando la confianza en Álvaro se resquebraje, cuando su vida dé un vuelco y sienta que lo ha perdido todo, se verá obligada a huir. Barcelona la espera, y también un dramático conflicto a punto de estallar.

Con el ejército de Felipe V apostado ante las murallas de la ciudad; con situaciones familiares inesperadas y profundos retos emocionales, Gabriela enfrentará situaciones que pondrán a prueba su capacidad para sobrevivir en circunstancias extremas, y descubrirá una fuerza interior que hasta ese momento desconocía. Y también deberá encontrar la manera de aceptar sus verdaderos sentimientos y comprender que en el amor hay que arriesgarse, incluso cuando todo parece estar en su contra.

1714. Las bombas caen sobre Barcelona y amenazan a todos aquellos a los que Gabriela de Oristrell ha aprendido a amar. Pero incluso en medio del estruendo de la guerra hay melodías que consiguen hacerse oír.

La Compositora en e-book o versión impresa aquí

 

 

Publicado en Novelas | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

¿Por qué La Sacerdotisa de la Luna?

Diosa Xochiquetzal - Códice Ríos

Diosa Xochiquetzal – Códice Ríos

 

Cuando empecé a plantearme esta novela, tenía claro que la diosa azteca para Ameyali sería Xochiquetzal. Su nombre significa “flor hermosa” y es una deidad que encarna el arquetipo de la feminidad joven y bella, lo que en este sentido equivaldría a la Venus romana o la Afrodita griega. Y el título que entonces tenía en mente era La Sacerdotisa de la Noche. ¿Por qué? Mirad un momento este vídeo de artehistoria.com. Más que por el audio, lo pongo por la recreación 3D de México-Tenochtitlán:

Toda esa ciudad quedó destruida a cañonazos. Mientras describía esa destrucción en el primer capítulo, Ameyali empezó a adquirir voz propia como personaje. Y lo que me decía era que su fe y sus creencias como sacerdotisa azteca no podían desaparecer con México-Tenochtitlán, pero entraban en un periodo de oscuridad, en la noche más sombría, sin esperanza de amanecer, de ahí La Sacedotisa de la Noche.

Entonces, me sugirieron que el título podría ser La Sacerdotisa de la Luna, y en aquel momento me produjo rechazo.

Relieve de Coyolxauhqui descuartizada, encontrado en el Templo Mayor de Tenochtitlán

Relieve de Coyolxauhqui descuartizada, encontrado en el Templo Mayor de Tenochtitlán

Según la mitología mexica, la diosa luna (Coyolxauhqui) era hija de la diosa tierra (Coatlicue). Coatlicue, a su vez, era sacerdotisa y, en consecuencia, debía guardar celibato. Pero quedó embarazada, al parecer de un plumón que le entró por el pezón. Esta explicación no convenció a Coyolxauhqui, quien la consideró deshonrada. Por lo que con sus cuatrocientos hermanos (Centzon Huitzanáhuac, dioses de las estrellas del sur) fue al monte Coatepec, donde vivía la madre, para matarla. Justo entonces nació el hijo que esta llevaba en el vientre, Huitzilopochtli, dios de la guerra, ya armado y adulto. Huitzilopochtli acabó con la vida de Coyolxauhqui, cuyo cuerpo desmembrado cayó monte abajo. Fruto de este mito, en ciertos sacrificios rituales, los mexicas tiraban los cuerpos de los sacrificados por las escaleras del Templo Mayor, y se cree que caían sobre un gran relieve esférico que representa a Coyolxauhqui despedazada.

La voz propia de Ameyali me gritaba: “Ni hablar. ¿Cómo voy a convertirme en sacerdotisa de la luna? Es una diosa derrotada y vengativa, y yo vengo de adorar a una diosa de artistas y pintores y…”. Se negaba, tenía una protagonista díscola en la cabeza. Pero esta leyenda azteca también da una explicación de por qué se ve la luna fragmentada en el cielo, ya que su ciclo representa el desmembramiento de Coyolxauhqui. Y entonces, ¿qué simboliza la luna llena? Decidí obligar a Ameyali a buscar una respuesta. Y menos mal, pues esa búsqueda marca su camino y, como dicen las promociones de la novela, es la que convierte La Sacerdotisa de la Luna en “una historia sobre vencedores y vencidos, sobre las verdaderas fronteras del amor y el nacimiento de una nueva sociedad”.

Publicado en Sobre escritura y creatividad | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

De lectora a escritora desde Teotihuacán

Máscara de Tlaolc o Quetzalcoatl. Foto tomada en visita al British Museum en 2009

Máscara de Tlaolc o Quetzalcoatl. Foto tomada en visita al British Museum en 2009

Como lectora, lo que siempre me ha seducido de la novela histórica es la oportunidad de viajar en el tiempo a través de la evocación. Me parecía imposible ponerme al otro lado, pero En tierra de dioses abrió la veda y, como escritora, descubrí algo que ya intuía: hasta qué punto los datos despiertan la imaginación y hacen fluir las acciones de los personajes. Pero ¿y las emociones? ¿Despiertan también con la mera información? Ameyali, protagonista de La Sacerdotisa de la Luna, me ha puesto constantemente a prueba al respecto.

Sólo una vez he pisado suelo mexicano, y fue por casualidad, cruzando la frontera desde Guatemala. Así que la documentación, tanto para En tierra de dioses como para La Sacerdotisa de la Luna, se ha basado en lecturas y fotografías. Datos: la civilización azteca o mexica estaba en pleno apogeo con la llegada de los castellanos en 1519, y las pirámides, sus templos, fueron destruidos sistemáticamente tras la llamada conquista. En el Valle de México sólo sobrevivió Teotihuacán, protegida por el abandono de quienes la construyeron. El nombre por el que hoy la conocemos es azteca, pero sus habitantes la abandonaron hacia el siglo VIII, por lo que los mexicas consideraban Teotihuacán una ciudad construida por los dioses. Y una piensa: “Ahora, a ver cómo empatizas con una sacerdotisa azteca que vive la caída de sus dioses y a la que sólo le queda Teotihuacán”.

Por suerte, andaba yo en esa tesitura cuando llegó al CaixaForum de Barcelona la exposición Teotihuacán, la ciudad de los dioses, de la cual os adjunto vídeo al final del post. Ante los mascarones de la pirámide de Quetzalcóatl que veréis al principio me di cuenta de algo: escribir y leer no deben estar tan lejos lo uno de lo otro.

Cuando estás inmersa en una historia, la clave reside en la evocación, en esa “llamada a los espíritus y a los muertos, suponiéndolos capaces de acudir a los conjuros e invocaciones” (definición del diccionario de la Real Academia Española). Para el lector, el conjuro reside en la palabra; para mí, como escritora, el conjuro venía de fragmentos de piedra restaurados que me acercaban a los sentimientos de Ameyali y a los míos propios, porque: ¿quién no ha pasado un profundo duelo? ¿Quién no se ha encontrado de pronto ante una vida que no había imaginado? ¿Y quién, aun así, no ha encontrado un sentido a sus experiencias?

Tras cada libro puedo decir que, como escritora, lo que me seduce de la novela histórica es la oportunidad de viajar en el tiempo a través de la evocación, para acercarme a mí misma y transmitírselo a los lectores.

Publicado en Sobre escritura y creatividad | Etiquetado , , , | Deja un comentario